Análisis de los resultados

Para realizar el análisis de la terminología consideramos conveniente dividirlos en las siguientes categorías:

  • Japonés
    • Extranjerismos
    • Préstamos
  • Inglés
    • Extranjerismos
    • Préstamos
  • Nombres propios
  • Palabras derivadas
  • Palabras de uso común en el español
  • Composiciones en español con un significado propio dentro del ámbito

La tabla puede consultarse o descargarse dando clic aquí. Basándonos en esto, los resultados fueron los siguientes:

Obtuvimos 41 términos propios del japonés, de los cuales 25 permanecieron como extranjerismos y 16 han sido asimilados y pasaron a ser préstamos.

En cuanto al inglés, tenemos recopilados 28 términos, y que dentro de éstos 23 permanecen como extranjerismos y sólo 5 han sido asimilados.

De nombres propios obtuvimos 33; palabras de uso común del español, 16; términos derivados, 7 y composiciones en español, 3.

Con estos resultados, observamos lo siguiente:

En comparación del inglés que posee 28 términos registrados, sólo el 17.85% de ellos (5) han sido asimilados; en cambio, en el japonés, el 39% de los términos registrados (16 de 45) han pasado a ser préstamos, por lo tanto, se han asimilado.

Tal cantidad de términos asimilados del japonés nos sorprendió, pues nuestra hipótesis previa al análisis de los resultados era que casi todos nuestros términos serían extranjerismos, salvo algunos que ya tenían derivaciones como ‘cosplay’ > ‘cosplayear’, ‘yaoi’ > ‘yaoista’, etc.

Lo que nos lleva a preguntarnos el porqué de esta familiarización con el japonés; algo que no ocurre con los términos en inglés.

La explicación que podemos dar a este fenómeno es:

Los hablantes asimilan más fácil los términos del japonés que del inglés porque los anglicismos les son familiares debido a la cercanía y conocimiento que tienen del inglés. Por el contrario, el japonés es un lenguaje menos familiar en cuanto a forma y estructura, lo que hace que los hablantes tiendan a apropiarse con mayor facilidad de los términos de esta lengua.

Además, con el acceso al internet, los usuarios pueden tener acceso a material audiovisual (anime) en el idioma original (japonés), ya sea subtitulado al inglés, al español, o sin subtítulos. Lo mismo sucede con la música (j-rock, j-pop, k-pop, visual kei) y películas de animación.

En cuanto al manga, dojinshi, novelas ligeras, y otros materiales artísticos, a pesar de que son leídos en inglés o en español, quienes realizan las traducciones son el ‘fansub’, es decir, los seguidores. Ellos traducen y adaptan a otras lenguas las obras, pero siempre tratan de ser lo más fieles posibles al original. Debido a esto, se conservan los honoríficos japoneses, nombres de personajes, de series, de comida, de canciones, interjecciones (saludos al salir de casa, al dar la bienvenida, al iniciar a comer, etc.), nombres de lugares, etc.

Hay una gran tendencia a preservar los términos nipones, pues se reconocen como parte de una cultura distinta y que no tiene equivalentes al español; es por esto que se adoptan como tal.

Campos asociativos

Consideramos que era mejor organizar los términos extraídos por campos asociativos, es decir, que tuvieran un rasgo en común. Para esto organizamos 13 campos asociativos que pueden verse dando clic aquí.

Las observaciones más relevantes respecto a estos campos son las siguientes:

El primer campo lo titulamos “Subgrupos no excluyentes entre sí de los frikis” porque los términos en él son utilizados por los mismos integrantes del grupo ‘friki’ para diferenciarse entre sí, pero no son excluyentes, sólo es una forma de clasificar los intereses de las personas. Así, por ejemplo, un friki puede ser cosplayer (que hace cosplay) y a la vez puede ser fujoshi o fundashi.

Sin embargo, dentro del mismo ámbito friki existen términos despectivos para nombrar a personas que no los identifican como verdaderos miembros de la comunidad. El caso de ‘otaku’ es un tanto ambiguo porque en Japón se considera peyorativo y de esta forma llegó inicialmente a México. Con el paso del tiempo, algunas personas se han apropiado del término, pero otras lo siguen considerando ofensivo.

Los campos asociativos del anime (3) y del manga (6) contienen más elementos en relación a los de videojuegos (7) y juegos de cartas (9). Esto nos sorprendió porque inicialmente creímos que las proporciones entre estas cuatro categorías serían equitativas. Tal diferencia la atribuimos al hecho de que nuestros informantes conocían más acerca de la cultura oriental y poco sobre videojuegos y juegos de cartas, porque éste tipo de entretenimiento proviene de Estados Unidos.

En cuanto a los géneros musicales (10) lo más interesante es que de los cuatro registrados, uno resultó ser de origen coreano, y no japonés como los demás. El k-pop parece haberse hecho internacional los últimos años, una vez más, gracias al fácil acceso a los videos musicales en internet.

Campos semánticos

Nuestros campos semánticos son muy reducidos a comparación de los asociativos porque sólo juzgamos pertinente realizarlos con algunas palabras que teníamos dificultad para realizar las definiciones, pues a primera vista sus significados eran muy similares.

Los campos semánticos pueden ser consultados aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s